Expatriación o Asignación Internacional a largo plazo

En el lenguaje común hablamos de un expatriado cuando nos referimos a una persona que está residiendo en un país distinto de su país de origen.

En el mercado laboral, y desde una perspectiva más técnica, se suele entender este concepto de una forma más restringida:

La Expatriación es un traslado internacional temporal con compromiso de retorno al país de origen, que se incentiva con ciertas compensaciones y ayudas temporales durante el tiempo que dura la asignación.


Las Expatriaciones suelen tener un horizonte temporal de entre 1 y 5 años, conllevan el mantenimiento del contrato en el país de origen. Este concepto se distingue de las asignaciones a corto plazo que suelen ser por un periodo inferior al año (aunque luego se puedan prolongar) y de los traslados permanentes que suelen conllevar la formalización de un contrato local en el país de destino.

(Otras definiciones ponen el límite de la asignación a corto plazo en los 6 meses, ver el enlace ¿Qué es un expatriado?)



En la actualidad, cada vez es más frecuente que sean los propios trabajadores quienes muestren interés en desplazarse al extranjero en búsqueda de crecimiento profesional o la oportunidad de tener una experiencia en el extranjero. En este contexto está cobrando fuerza el proceso de Localización.

La localización se caracteriza por un  traslado permanente, que suele significar la baja o excedencia en el país de origen con condiciones económicas y laborales similares a las que tendría un empleado local del país de destino (de ahí el nombre de "Localización"). 

En algunos casos, las empresas ofrecen algunas ayudas al traslado con una duración limitada en el tiempo con el objetivo de incentivar este tipo de movimientos. 

En relación a las condiciones económicas, se puede decir que la retribución tiene el objetivo de asegurar el mantenimiento del nivel de vida y compensar por la contribución de los objetivos logrados. 

En este sentido, la retribución se puede fijar siguiendo dos metodologías diferentes. Por una parte, un Home based approach, en la que se usa la referencia es el salario en el país de origen a la que se suelen añadir otros complementos salariales (coste de vida, calidad de vida, etc.); por otra parte, el un Host based approach, en el que el se usa el salario de referencia del país de destino para fijar la retribución salarial del expatriado.

En las expatriaciones se suele usar más el Home based approch, mientras que, lógicamente, en las Localizaciones se usa el Host based approach.

Puedes encontrar más información sobre este tema en este blog, en la etiqueta de Expatriados, y un análisis completo de cómo se construyen estos sistemas de retribución en el libro "Cómo liderar personas con la retribución".