Reglas Vikingas: 4 Los ciclos profesionales

La carrera profesional está llena de decisiones en las que es hay que diferenciar entre la etapa de reflexión, previa a la toma de decisiones, y la etapa de acción, en la que posteriormente se ejecuta sin mirar atrás.

7. Los ciclos profesionales


En el desarrollo de nuestra carrera profesional no somos capaces de hacer dos cosas a la vez: pensamos o actuamos. Esta dicotomía exige que la carrera se organice en base a lo que llamamos "ciclos profesionales", en los que primero pensamos lo que queremos hacer, luego trabajamos en la oportunidad escogida y posteriormente volvemos a reflexionar sobre nuestra situación e inquietudes al finalizar el ciclo planteado.


Esto no significa que no podamos simultanear los estudios con una beca o un trabajo con el estudio. Me refiero a que cuando empiezas un proyecto profesional no es conveniente abandonarlo o buscar un cambio al primer contratiempo. Se aprende mucho de las situaciones difíciles y conviene mantener el rumbo un periodo razonable de tiempo, salvo que surja alguna circunstancia excepcional que aconseje lo contrario.

La decision sobre tu primer trabajo será buena dependiendo de cómo hayas llegado a ella. Debemos tomar la decisión convencidos, basándonos en una argumentación sólida construida con razones en positivo, mirando al futuro y fruto de información contrastada.

Una vez cumplido el ciclo descubriremos a posteriori si la decisión ha cumplido las expectativas, y en consecuencia, si profundizamos en el camino que hemos empezado o cambiamos de rumbo. Será el momento de tomar una nueva decisión e iniciar un nuevo ciclo. Es normal que nuestras preferencias evolucionen a medida que cambian nuestras circunstancia y conocemos mejor la realidad del mercado.

Los ciclos tienen duraciones muy variables pero normalmente la duración se puede estimar entre 2 y 4 años, aunque hay circunstancias en las que pueden tener una duración diferente. 

En las entrevistas de trabajo nos preguntarán por la trayectoria profesional y las motivaciones que nos guiaron en cada etapa profesional. Nuestras decisiones forjan nuestro perfil profesional, así que será importante explicar nuestras elecciones profesionales con honestidad.

8. La marca personal

La marca personal  es un concepto complementario al tradicional Curriculum Vitae (CV) que cada vez tiene más importancia para tener acceso a las entrevistas. Este concepto cambia la perspectiva de nuestra imagen, y nos posiciona como una marca. Por tanto, nuestra marca, al igual que en el entorno comercial, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones profesionales.

La marca ha experimentado un gran auge con Internet. Hace años, la única información que tenía un entrevistador antes de conocer a un candidato era su CV. Sin embargo, actualmente las empresas pueden “googlear” tu nombre y encontrar fácilmente toda la información disponible en la web.

Por este motivo, es importante cuidar tu presencia en las redes sociales. Si quieres participar en Internet en temas que puedan ser potencialmente malinterpretados, siempre puedes usar un seudónimo.

Internet es una oportunidad para todos los candidatos de darse a conocer de mil y una formas. Es conveniente que la información que aparezca en Internet sea coherente con tu CV y refuerce los mensajes que quieres transmitir. Muchas personas tienen buena parte de su CV disponible a través de las redes sociales. Por ejemplo, en Linkedin, Facebook, Pinterest, Instagram o Twitter puedes obtener mucha información sobre la trayectorias e intereses. Estas redes sociales te permiten presentar tus trabajos fin de carrera de una manera amena o tus actividades extracurriculares o cualquier premio o reconocimiento que hayas obtenido y que esté en línea con tus aspiraciones profesionales. En España, actualmente, la red social más frecuentada por las empresas de selección es Linkedin.