Reglas Vikingas: 3 Formación continua

El mercado laboral es muy dinámico y resulta fundamental invertir en formación de una manera continua para mantenerse actualizado, tanto desde el punto de vista del conocimiento técnico como en tus habilidades y competencias personales.

5. Conocimiento técnico y cursos "online"


El proceso de digitalización de la economía está acelerando los cambios de forma exponencial y en todos los ámbitos se está produciendo innovación y cambios en la forma de trabajar. Afortunadamente, estos cambios vienen acompañados por una autentica revolución en el mundo de la formación que nos facilita el acceso a cursos de todo tipo de forma flexible gracias a las nuevas metodologías online.

Internet ofrece muchas posibilidades de formarse de forma gratuita y con ritmos de aprendizaje flexible. Un ejemplo es la plataforma Coursera, pero cada vez son más las universidades y escuelas de negocio que están invirtiendo en sus plataformas educativas para lograr llegar a un público más amplio y a un precio asequible. Hay que aprovechar  las numerosas oportunidades de formación que ofrece el mercado.


En su discurso en la Universidad de Stanford, Steve Jobs habla de un concepto poderoso “conectar los puntos”: “No puedes conectar los puntos mirando hacia delante, sólo puedes conectarlos cuando miras hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán en el futuro”. Como ejemplo describe cómo asistió a clases de caligrafía durante su etapa en la Universidad, y luego entendió como le influyó para incluir los tipos de letra en los procesadores de texto en su primer Macintosh.

La idea más poderosa de esta reflexión es que la formación es la principal palanca que tenemos para impulsar y orientar nuestra carrera: invierte en formación en las áreas que te gustan, te ayudará a destacar y por tanto a ser atractivo en un futuro para las empresas que buscan ese conocimiento.


6. Competencias para el nuevo entorno de trabajo


La revolución digital que vivimos actualmente nos exige entender y aplicar las herramientas informáticas, pero va mucho más allá. Es un proceso imparable hacia un nuevo entorno de trabajo que exige nuevas habilidades y competencias. Las competencias son "comportamientos observables" que combinan conocimientos, habilidades, actitudes y valores.

Estamos viendo como las organizaciones se vuelven más colaborativas, y menos jerárquicas. Los equipos de trabajo gestionan mucha más información, y son críticas las habilidades de análisis y tratamiento de datos. Las capacidades de comunicación, coordinación y la flexibilidad para trabajar en entornos cada vez más diversos son características cada vez más demandadas en el mundo actual.

Si tuviésemos que dar prioridad a alguna competencia, desde mi punto de vista, la más importante es saber trabajar en equipo, y es que actualmente todo se consigue a través de la colaboración con otras personas.

La formación es importante en cualquier etapa de la vida profesional. Puede ser un curso para profundizar en nuestro conocimiento en alguna materia o un MBA orientado a hacer un cambio de rumbo profesional. En etapas posteriores de tu carrera podrás cursar un PDD, PDG u otros programas para niveles gerenciales y directivos.

En resumen, traza tu plan de formación personal adaptado a tus objetivos a largo plazo, busca experiencias que te permitan adquirir competencias e invierte en formación en cada etapa de tu vida profesional.